REPRODUCTOR DE TEXTOS:

REPRODUCTOR DE TEXTOS:
AHORA PODRÁS ESCUCHAR TODOS LOS TEXTOS DEL BLOG; PARA ELLO CLICKEA EL 2º PLAY.
  • DOGONES: IMPOSIBLE PERO CIERTO!!

  • NUESTRO SISTEMA SOLAR ES BINARIO: UNA ENANA MARRÓN NOS ORBITA

  • NUEVA LEY EN EE.UU: MICROHIP OBLIGATORIO PARA EL 2013

  • EL GRAN FRAUDE DE LA CAPA DE OZONO

  • PRUEBAS REALES DE VIAJES EN EL TIEMPO? TU DECIDES

  • LA VERDAD TRAS EL TIMO DE LOS PEAJES CATALANES

  • ASTRONAUTA RUSO NOS CUENTA SU VISIÓN SOBRE EL UNIVERSO Y LA TIERRA

  • LA DEUDA DE LAS DEUDAS, EE.UU

  • CUANDO LAS ESTRELLAS SEÑALAN LA VERDAD

  • BASE SUBTERRANEA EXTRATARRESTRE

  • LA DIVINA PROPORCIÓN DEL ÁUREA

  • ASTRONAUTA RUSO NOS CUENTA SU VISIÓN SOBRE EL UNIVERSO Y LA TIERRA

martes, 16 de agosto de 2011

EL GRAN FRAUDE DE LA CAPA DE OZONO



Se han presentado en este informe dos de las teorías para la formación del Agujero del Ozono de la Antártida: la Teoría química (que culpa a los CFC, como fuente de cloro, ignorando la infinitamente mayor cantidad de cloro aportada por los mares), y la Teoría Dinámica, de los vientos huracanados, el vórtice polar, etc. Un tema que es realmente apasionante, y tremendamente importante por las implicancias sombrías que una prohibición de los CFC tienen para la Humanidad, y que se han comenzado a observar en países subdesarrollados donde la prohibición del fumigante bromuro de metilo–prohibido por el Protocolo de Montreal, hace que se pierdan grandes cantidades de granos cosechados por la invasión de hongos, insectos, gusanos, roedores y otras pestes. Por ello es de fundamental importancia que se establezca y quede afirmada la verdad sobre el asunto: los gases CFC no tienen absolutamente nada que ver con una pasada, actual o futura disminución del ozono, sea éste de la estratosfera, o a ras del suelo, por la simple razón de que no existe absolutamente ninguna reducción del ozono en la estratósfera de nuestro planeta que no se deba a causas naturales y estacionales.


El tema de la capa de ozono, su famoso agujero de la Antártiday la acción destructora que tendrían algunas sustancias hechas por el hombre, se inscribe en la categoría de fraude total y absoluto, desde el principio hasta el fin.

Hacia fines de la década de los 20, los químicos de la empresa Du Pont producen y lanzan al mercado una familia de gases conocida  como    Cloro Fluoro Carbonos, uno de los productos más extraordinarios que haya inventado el hombre.
Eran demasiado maravillosos como para que alguien no les descubriera una contra.

TEORIA DEL FRAUDE :

"Hacia 1974, dos investigadores de la Universidad de California, Mario Molina y Sherwood Rowland, observaron que la producción anual de CFC alcanzaba una cifra cercana al millón de toneladas anuales y dedujeron que tratándose de compuestos tan estables debía de haber miles de toneladas de ellos en alguna parte. En consulta con algunos expertos en dinámica de la atmósfera concluyeron que los CFC liberados en la Tierra, al igual que cualquier otro gas más liviano que el aire, tenían que ser dispersados por los vientos a toda la atmósfera, independientemente del lugar desde el que partieran. En una marcha lenta pero segura, las corrientes ecuatoriales ascendentes deberían transportarlos hasta la estratosfera, hacia un inexorable encuentro fotoquímico con la radiación ultravioleta solar más energética. Los estudios de laboratorio de Molina y Rowland demostraron que los químicamente inalterables CFC son poco estables ante la radiación UV-C, pues se produce una reacción fotoquímica que da lugar a la liberación de átomos de cloro (Cl'). 
 
"Los átomos de cloro que se liberan son muy reactivos y muchos de ellos colisionan con átomos (sic) de ozono (debería decir moléculas) produciendo monóxido de cloro (ClO) y oxígeno molecular.



Primera Observación
Como es fácil de advertir, si se libera hidrógeno o helio a la atmósfera, subirán hasta la estratosfera porque son mucho más livianos (tienen menor peso o densidad) que la atmósfera. Es sabido que esta capacidad de los gases Hidrógeno y Helio se usa para inflar globos meteorológicos que suben hasta la estratosfera (y globos para niños, también!). Por su parte, el más liviano de los Freones (Freón-12) pesa 4,10 veces más que el aire, y el Freón-11 es 4,66 más  denso que la atmósfera. Esto hace que los CFC, molécula por molécula, sean entre 2,16 y 2,46 veces más pesados que el Hierro, cuyo peso molecular es de 55,8. Por lo tanto, los CFC se comportan de la misma manera que lo hace el hierro: cuando un objeto de hierro es liberado de la mano, cae hacia tierra a una velocidad que depende de su forma aerodinámica, de su peso y la densidad del aire.
 

           LOS CFC NO "SUBEN" A LA ESTRATOSFERA:
       ¡SON DEMASIADO PESADOS!

Esta es la razón por la cual jamás se han podido detectar moléculas de CFC en las muestras obtenidas de la estratosfera.
El Ozone Trends Panel de la NASA emitió un parte de prensa el 15 de marzo de 1988 anunciando que la Capa de ozono sobre los EEUU y Europa había sufrido una disminución del 3% entre 1969 y 1986 - (los estudios se mantuvieron rigurosamente en secreto y no se publicaron sino dos años más tarde) - lo que fue aprovechado por la prensa para publicar grandes titulares anunciando una inminente epidemia de cánceres de piel debido al pronosticado incremento de la radiación ultravioleta. En realidad, la información científica disponible y publicada demuestra que lo que sucedió es exactamente lo contrario de lo que expresó el Trends Panel. 

En un estudio publicado en la revista Science el 12 de febrero de 1988, Joseph Scotto,(1) del Biostatistic Branch del National Cancer Institute de EEUU, presentó dura evidencia científica probando que la cantidad de radiación UV-B que llegó a la superficie de los EEUU no sólo no había aumentado sino que, por el contrario, había disminuido un 7% entre 1974 y 1985. Este estudio, que fue ignorado por los medios de prensa, estaba basado en lecturas directas de una red de estaciones de monitoreo a nivel del suelo que habían estado registrando diariamente la radiación UV desde 1974.
fue aprovechado por la prensa para publicar grandes titulares anunciando una inminente epidemia de cánceres de piel debido al pronosticado incremento de la radiación ultravioleta. En realidad, la información científica disponible y publicada
demuestra que lo que sucedió

Scotto no pudo continuar con las investigaciones después de 1985 porque los fondos para el funcionamiento de la mayoría de las estaciones de monitoreo de radiación UV fueron cancelados, y las estaciones fueron cerradas. Aunque Scotto es un experto en cáncer de renombre mundial, no recibe más subsidios para viajar a conferencias internacionales para presentar sus descubrimientos sobre la disminución de la radiación UV. Joseph Scotto ingresó al famoso «cono de sombra» proyectado por el poderoso lobby de la Internacional Ecologista. Es bueno preguntarse, a esta altura del tema, ¿cómo puede ser que un asunto estrictamente técnico – como es la química estratosférica – haya podido acaparar los titulares de todos los diarios del mundo y haya movilizado a los políticos para imponer  una prohibición que les costará a sus naciones más de 5 billones de dólares en los años venideros? La respuesta es: miedo al incremento de las muertes debidas a los cánceres de piel, a medida de que mayor cantidad de radiación ultravioleta llegue a la Tierra, supuestamente provocada por una reducción del ozono. 


El Agujero en la Antártida: El Vórtice Polar Sur

 
Se conoce como Vórtice Polar Sur a una región de la estratosfera de la Antártida en donde se forman, a fines del invierno austral, vientos huracanados de hasta 400 km/h, formando un círculo que abarca toda la Antártida. Estos vientos huracanados impiden que nada del interior del Vórtice salga hacia afuera, y nada del exterior ingrese al mismo. Esto provoca que las condiciones meteorológicas, físicas y químicas que tienen lugar dentro del Vórtice Polar Sur sean únicas en el mundo.



A fines del invierno y comienzos de la primavera (fines de Agosto y todo el mes de Septiembre) se produce en la Antártida un fenómeno atmosférico conocido como el Vórtice Polar Sur, que es el causante de la disminución del ozono en la región. El fenómeno se produce cuando los rayos de sol comienzan a iluminar la alta estratosfera de la Antártida, alrededor del 20 de Agosto de cada año, y están cayendo también de manera perpendicular sobre los 7o 30' del hemisferio Norte. Esto significa que sobre la superficie del Polo Sur reina todavía la oscuridad más absoluta.



La atmósfera de la Tierra es casi opaca a la radiación ultravioleta, dejando pasar solamente una ínfima parte de la que proviene del Sol, siendo absorbida casi totalmente por el oxígeno y el nitrógeno presentes en la atmósfera. El ozono, con su elevada inestabilidad química (o también su alto nivel de energía cuántica), sólo contribuye muy humildemente a la absorción de los rayos UV. Debido a esta opacidad a los rayos UV que tiene la atmósfera, los rayos solares que llegan a la estratosfera del Polo Sur están compuestos, casi totalmente, por radiación infrarroja y luz visible dentro de las bandas del espectro superiores a los 400 nm
Sin embargo, alguna radiación UV correspondiente a las longitudes de ondas más largas alcanzan a llegar a la región. Como es sabido, estas longitudes de onda carecen de la energía suficiente para provocar disociaciones de moléculas estables
y pesadas como las que existen en la estratosfera de la Antártida. Sin embargo, el ozono puede ser disociado por estas longitudes de onda, debido a la inestabilidad química propia del ozono. En la figura 4 se puede ver el efecto que tiene en el tema la curvatura de la Tierra y la gran distancia que tienen que atravesar los rayos UV a través de la atmósfera terrestre. Debido a la carencia de rayos UV en la radiación incidente sobre la estratosfera, no se produce la disociación atómica de las moléculas de oxígeno o nitrógeno, o aún de los numerosos compuestos gaseosos presentes, tales como óxidos de nitrógeno, de bromo, de flúor, de cloro, CO, etc..
Como el contenido de radiación infrarroja es casi el 100% de la que ingresó a la atmósfera, las moléculas de gases se calientan y comienzan a ganar energía cinética. Esto significa que los gases se movilizan cada vez con mayor velocidad hasta que comienzan a producirse corrientes de aire, verticales y horizontales de gran magnitud. Se producen entonces vientos huracanados de hasta 400 km/h girando sobre la vertical del Polo. Estos vientos giratorios forman una especie de cono invertido sobre la Antártida, encerrando una gran porción de la atmósfera, impidiendo que ningún gas en su interior pueda salir o cualquier otro pueda ingresar al Vórtice. De esta forma, las moléculas de los gases en el interior del Vórtice se entrechocan debidoal movimiento caótico generado por los vientos. Sin embargo, las temperaturas de la estratosfera del polo sur son, en esos momentos, las más bajas que se puedan registrar en la Tierra, por debajo de los -82oC. Las reacciones químicas se anulen casi por completo disminuyendo hasta niveles bajísimos.

Cuando la estratosfera antártica comienza a perder ozono, el calor generado por la reacción del ozono al anularse, sumado al calor suministrado por la radiación infrarroja del Sol, provoca corrientes de aire ascendentes. Cuando el sol aparece sobre el horizonte del polo (21 de Septiembre) la tropósfera de la Antártida se calienta rápidamente, generando más corrientes ascendentes que llevan aire rico en oxígeno (y carente de ozono) desde altitudes inferiores a la estratosfera. Esta desproporción del ozono producido por el aumento de oxígeno es interpretado por los científicos de la Teoría Química como una destrucción producida por átomos de cloro, culpando a los CFC de ser la fuente productora del cloro.
Las fronteras de estos cambios extraordinarios en las concentraciones de gases es la pared del Vórtice Polar, formada por vientos huracanados de alrededor de unos 400 kph. Durante el período de existencia del vórtice, ningún gas sale de él - ningún gas entra tampoco. Imagine al vórtice como un reactor químico sellado que tiene en su interior un agujero de vapor de agua, otro de óxidos nitrosos y otro de ozono - todos ocurriendo de manera simultánea. Por ello es que la Antártida tiene no uno, sino tres (o más) "Agujeros".
Estas condiciones químicas de la atmósfera no ocurren en ninguna otra parte del mundo, excepto, quizá, durante el vórtice polar Ártico de muy corta vida. El gráfico de arriba era muy común en las reuniones científicas, pero de aparición muy escasa en los foros públicos y los medios de prensa. ¿Por qué aquellos que se asustan por el Agujero de Ozono no se preocupan por los Agujeros de Óxidos de Nitrógeno, de Vapor de Agua, de Oxígeno, y de otros más?
Explicar esta química tan compleja ha sido siempre un enorme problema para los proponentes de la teoría de la disminución
del ozono. Desde su punto de vista, el “descubrimiento” del agujero en 1985 fue al mismo tiempo una bendición y una maldición:
bendición porque revivió sus decaídas fortunas; una maldición porque la teoría de F. Sherwood Rowland y su ayudante Mario Molina no podía explicar de ninguna manera a las disminuciones de ozono – ni dentro ni fuera del agujero.
  


El Ciclo “Cata-Paralítico” del Cloro
Resumiendo:
Lo importante aquí es que, cada vez que el monóxido de cloro es disociado por la radiación UV, se libera un átomo de oxígeno que puede unirse a la primera molécula de algún gas cercano para unirse a ella formando algún otro compuesto. Los gases más abundantes en la estratosfera son el  nitrógeno y el oxígeno, siguiendo en orden de importancia el argón, el CO2, el metano, el cloro, los CFCs, etc., hasta llegar al gas menos abundante de todos que es el ozono (cuya concentración es: 0,000003%, tres millonésimas partes por ciento). Como el átomo de oxígeno libre tiene muchas millones de veces más probabilidades de hallar una molécula de oxígeno para unirse formando ozono, que una de ozono para destruirla (21% contra apenas 0,000003%), se ve que la formación del ozono es más rápida y más probable que la destrucción de ozono que podrían hacer, ya sea un átomo de cloro o el átomo de oxígeno.
Segundo: Las moléculas de monóxido de cloro pueden recibir el "impacto" de un átomo de oxígeno separado de la "reacción catalítica" de otra molécula de óxido de cloro (ClO) cercana y formar dióxido de cloro (ClO2, o también dióxido de cloro
(OClO) sin que haya destrucción del ozono. Esos átomos de cloro y oxígeno libres también pueden encontrar en su camino a otras moléculas (y átomos libres) y combinarse con ellos para formar cualquier otro compuesto, sin que haya destrucción de ozono. Estas muchas reacciones se conocen como "reacciones
de interferencia", porque interfieren con la acción del cloro sobre el ozono.
Considerando las concentraciones de gases en la estratosfera, la gran cantidad de reacciones de interferencia que impiden al cloro reaccionar con el ozono, y el hecho científico comprobado de que el cloro no puede actuar sobre el ozono fuera de las superficies sólidas de los cristales de las nubes estratosféricas (fase heterogénea [superficies sólidas] de la fotoquímica atmosférica), se da cuenta uno de que las probabilidades de que el cloro pueda destruir a la capa de ozono son menores a las que tenemos de sacarnos el premio gordo de la Lotería Nacional.


Y colorín colorado, el cuento de la "tonteoría" del ciclo "paralítico" del cloro se ha acabado. Pero lo que no se ha acabado es a permanencia en el tiempo y los medios de difusión masiva del mito y el fraude científico. Molina obtuvo el Premio Nobel de química en 1995, junto a su maestro F. Sherwood Rowland y Paul Crutzen, no por su trabajo científico en sí, sino por "Los tres investigadores han contribuido a nuestra salvación de un problema ambiental global que podría haber tenido consecuencias catastróficas ", rompiendo con la condición básica impuesta por el mismo Alfred Nobel para otorgar los premios: "Por sobresalientes logros en las ciencias, que lleven al progreso de la industria y al beneficio de la humanidad". Un notorio ejemplo de la manera en que la ciencia ha sido abusada políticamente, dejando llano el camino para más ciencia basura y fraudulenta, y para absurdos tratados internacionales que tendrían tremendos efectos sobre la economía global y ninguno sobre el aumento del CO2 y el mejoramiento de la pobreza y el hambre en el mundo.

Para aquellos lectores que desean ampliar su conocimiento del fraude de la capa de ozono, adjunto la fuente y el articulo extenso a esta entrada:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada